Narrativa biográfica y arte textil: un ejemplo del proceso de paz en Colombia

De Berit Bliesemann de Guevara y Beatriz Arias Lopez

[Este texto fue escrito originalmente en alemán y publicado en: Gaby Franger (ed.): Alltag, Erinnerung, Kunst, Aktion: Rück Blick Nach Vorne, Begleitbuch zur Ausstellung “Rück Blick Nach Vorne 1989 2019 2030, Nürnberg: Frauen in der Einen Welt, 2019, pp. 50-53. Para has información sobre la exposición y el programa de eventos, haga clic aquí. Una entrevista con Berit Bliesemann de Guevara sobre el proyecto (en alemán) so encuentra aquí.]

“Estoy hecho de retazos” (Sou feita de retalhos), conocido poema brasileño, dice así:  “Pedacitos coloridos de cada vida que pasa por la mía y que voy cosiendo en el alma. No siempre son bonitos, ni siempre felices, pero me agregan y me hacen ser quien soy.” [1] El trabajo biográfico busca explorar estos retazos individuales y sus historias, para comprenderlas en el contexto social del pasado y del presente, y para darles un nuevo significado, a fin de permitir un futuro más positivo. En investigaciones anteriores en Colombia y Myanmar, respectivamente, habíamos utilizado métodos creativos en el trabajo biográfico para explorar las experiencias de las víctimas de conflictos violentos a través de dibujos y textiles. [2] Este proyecto colaborativo retoma dichas experiencias,  y a partir de entrevistas y narrativas textiles busca acercarse a quienes han sido considerados como actores violentos,  menos conocidos, para llevar sus múltiples historias sobre sí mismos, a un diálogo con las narrativas dominantes de la sociedad colombiana.

Actualmente trabajamos con ex-combatientes y simpatizantes del extinto grupo guerrillero colombiano FARC [3], que en 2016, después de décadas de lucha armada, firmó un acuerdo de paz con el gobierno colombiano y se desarmó. Dos años después, sin embargo, el proceso de paz está atrapado en una crisis: el estado no ha implementado los compromisos pactados o solo lo ha hecho parcialmente; la violencia contra activistas de derechos humanos y líderes sociales ha aumentado dramáticamente; y en algunas regiones se han formado nuevos grupos armados y/o criminales. Esta política de discordia está legitimada por una narrativa pública unidimensional, que domina en los medios de comunicación y entre las poblaciones urbanas (a menudo menos afectadas por la guerra) y que define a los ex-guerrilleros principalmente en términos negativos: enemigos, terroristas, delincuentes. Esta perspectiva dominante sobre estos actores oscurece las variadas experiencias de los combatientes desmovilizados, que además de su tiempo como miembros de un grupo armado, también incluyen muchos otros retazos de experiencia.

Por un lado, está el mosaico de la guerra. El trabajo biográfico con perpetradores y víctimas de violencia armada revela la multiplicidad y contingencia de las experiencias violentas en las zonas rurales de Colombia. Las mismas comunidades campesinas de donde se reclutaron la mayoría de los miembros de todos los grupos armados—de la guerrilla, los militares y los paramilitares—, también fueron las principales víctimas de los conflictos violentos, con líneas de escisión que incluso atraviesan a familias enteras. Si alguien se une a un grupo armado o no, y a cuál grupo, fue en muchos casos una cuestión de casualidad o supervivencia, en lugar de una cuestión de convicción y resolución ideológica. Muchos de los ex-combatientes se unieron a la guerrilla cuando solo tenían entre 14 y 17 años, a menudo en el contexto de la violencia armada, pero también de la violencia estructural que sus familias habían experimentado. Cuando hablan de su familia, muchas veces se refieren a la guerrilla, con la que han pasado la mayor parte de sus vidas.

Por otro lado, nuestro trabajo biográfico ha sacado a la luz la naturaleza multihistoriada de las trayectorias de vida, que convierte a los ex-guerrilleros en algo más que simplemente “ex-combatientes”: sus historias familiares; sus motivaciones diferentes para unirse a la lucha armada; sus papeles como padres, madres, hijos, hermanos; sus roles de género; sus deseos y esperanzas. El trabajo biográfico ayuda a comprender las biografías en su complejidad y sus contradicciones, y a contrarrestar las etiquetas simplificadoras que se interponen en el camino de reincorporar con éxito a los ex-combatientes en la sociedad civil. Cuando le preguntamos al ex-comandante y ahora líder de la comunidad de combatientes desmovilizados de las FARC, en la que llevamos a cabo nuestro trabajo de campo, cual nombre prefiere para su comunidad, dijo: “Ni NPR [4] ni ETCR [5], mientras nos den estos nombres, seguiremos estigmatizados. Prefiero que digan sobre nosotros que somos simplemente una comunidad de colombianos que queremos vivir”. [6] El trabajo biográfico puede ayudar en este contexto a re-escribir o re-editorializar historias individuales o colectivas y darles un nuevo significado.

Sin embargo, en el contexto de un clima general de desconfianza después de décadas de guerra, ¿cómo lograr que los guerrilleros desarmados se abran a un grupo de investigadoras de Colombia y el Reino Unido, para contarnos sobre sus vidas y compartir información confidencial, que podría ponerles en peligro si no se maneja de manera responsable? ¿Cómo generar la confianza que es esencial para el trabajo biográfico? Para nuestro trabajo con combatientes desmovilizados y simpatizantes de las FARC en la comunidad recién fundada de San José de León en el departamento de Antioquia, utilizamos textiles (o más precisamente, libros textiles) además de conversaciones y métodos narrativos de entrevista, para generar esta apertura.

En América Latina, existe una tradición de “textiles de conflicto” con fuerte contenido político [7]. En Europa, estos textiles latinoamericanos se conocieron principalmente en los años setenta y ochenta, cuando grupos solidarios compraron arpilleras (coloridos tapices tridimensionales) de Chile, para apoyar financieramente a las víctimas de la violencia dictatorial y para contar a un público internacional historias de asesinatos políticos, detenciones, torturas y desapariciones forzadas cometidas por los servicios de seguridad chilenos, documentados en las arpilleras. [8] Sin embargo, en otros países también han utilizado y se utilizan el arte y la artesanía textil para denunciar la violencia y conmemorar a sus víctimas. En México, los familiares de las víctimas de la violencia en la “guerra contra las drogas” contemporánea se reúnen los domingos en plazas públicas para conmemorar a cada una de las víctimas con un pañuelo bordado y para llamar la atención sobre las continuas violaciones de los derechos humanos. En Colombia, encontramos no solo tapices en la tradición arpillera y pañuelos bordados, sino también, por ejemplo, instalaciones de muñecas de trapo que representan a familiares desaparecidos, elaboradas por mujeres que demandan públicamente verdad y justicia en relación a estos hechos, así como paisajes de ganchillo que se muestran en el piso y que representan las aldeas, los campos y el paisaje que caracterizan la vida en las comunidades rurales. [9]

En nuestro proyecto, utilizamos la idea de una biografía compuesta de retazos, que se teje a partir de encuentros y relaciones con otras personas en el transcurso de nuestras vidas, para entablar conversaciones con los habitantes de San José de León – y el método funciona. En un primer taller, en el que le pedimos a los alrededor de 30 participantes (hombres y mujeres, jóvenes y viejos)  coser retazos de tela en una hoja de papel para simbolizar el mosaico de los retazos más importantes en sus vidas, surgieron historias conmovedoras: sobre la vida en la guerrilla, sobre tragedias y reunificaciones de familias, sobre muerte y nacimiento, sobre miedos y esperanzas (ver figura 1). El objetivo de los talleres siguientes fue transformar estas historias en libros textiles, como expresiones bordadas y cosidas de las experiencias multifacéticas de estas personas, que están destinadas a servir al trabajo de memoria e incentivar el diálogo social a través de exposiciones, que esperamos permitan emerger nuevas historias en este proceso. Nuestra experiencia hasta ahora con el arte textil como método de investigación ha demostrado que el trabajo con aguja e hilo crea una atmósfera casi mágica que conduce al intercambio abierto.

IMG_9749
Figura 1: Exposición in situ de los resultados del taller “Estoy hecho de retazos” con ex-combatientes y simpatizantes de las FARC, San José de León, Antioquia, Colombia, 10-11 de abril de 2019 (foto: B. Bliesemann de Guevara).

Esto también es cierto para nuestro propio equipo de investigación. Nuestro proyecto está diseñado en la tradición cualitativa-interpretativa, en la cual las investigadoras se entienden como parte del mundo social que estudian y reconocen que sus hallazgos de investigación están íntimamente entrelazados con sus propias interpretaciones. Dicha investigación necesita una auto-reflexión constante a través de la cual revelan cómo sus interpretaciones derivan también de su propia historia y posición en el mundo. En nuestro proyecto, que se basa en la colaboración de nueve investigadoras, utilizamos el trabajo textil para poner en práctica esta reflexividad como individuos y equipo de investigación internacional. En este sentido bordamos sobre el título y las objetivos de nuestro proyecto, “(Des)tejiendo miradas sobre los sujetos en proceso de reconciliación en Colombia”, en un primer libro textil (ver figura 2). Un segundo libro textil,  hasta ahora en proceso, narra nuestras propias perspectivas estereotipadas que hemos ido des-tejiendo y re-tejiendo en base a nuestro trabajo.

IMG_9729
Figura 2: Libro textil “(Des) tejiendo miradas” realizado por el equipo de investigación, exhibido en San José de León, Antioquia, Colombia, el 11 de abril de 2019 (foto: B. Bliesemann de Guevara).

Este método combinado de conversaciones biográficas y arte textil tiene muchas aplicaciones posibles más allá del caso colombiano y más allá de los estudios de violencia armada. En Alemania, por ejemplo, la artista textil de Nuremberg, Heidi Drahota, ha empleado el arte textil en su trabajo con migrantes y refugiados para documentar sus experiencias, deshacer estereotipos y tejer nuevas perspectivas. [10] En este sentido, el trabajo textil también es trabajo de paz, o como lo expresa el final del poema brasileño: “Por lo tanto, gracias a cada uno de ustedes, que forman parte de mi vida y que me permiten engrandecer mi historia con los retazos dejados en mí. Que yo también pueda dejar pedacitos de mí por los caminos y que puedan ser parte de sus historias. Y que así, de retazo en retazo podamos convertirnos, un día, en un inmenso bordado de ‘nosotros’.”


Sobre las autoras:

Dr Berit Bliesemann de Guevara es docente e investigadora en el Departamento de Política Internacional de la Universidad de Aberystwyth, Reino Unido.

Prof Beatriz Arias López es docente e investigadora en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.


Sobre el proyecto:

Este artículo se deriva del proyecto de investigación colaborativa internacional “(Des) tejiendo miradas sobre los sujetos en procesos de reconciliación en Colombia “, financiado conjuntamente por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Colombia, Colciencias (referencia del proyecto FP44842-282-2018) y el British Newton Fund (referencia de proyecto AH/R01373X/1). La ejecución colaborativa está a cargo de la Universidad de Antioquia, Universidad de Aberystwyth, y la Asociación de Víctimas y Sobrevivientes del Nordeste Antioqueño.


Agradecimientos:

Las autoras agradecen a los miembros del equipo de investigación Laura Coral, Berena Torres, Grey Ceballos, Marta  Rendón, Blanca Valencia, Pilar Parra, Jessica Valencia y Christine Andrä. Igualmente agradecemos a Maria Mercedes Rojas y Andrea Ortega quienes proporcionaron conocimientos invaluables sobre narrativas textiles y practicas narrativas respectivamente.


Notas:

[1] Traducción propia de las autoras. El poema ha sido atribuido erróneamente a la poeta Cora Coralina, mientras que investigaciones más recientes han revelado que en realidad fue escrito por la Paulista Cris Pizzimenti (ver http://www.50emais.com.br/poema-sou-feita-de -retalhos-nao-e-de-autoria-de-cora-coralina/).

[2] Arias Lopez, Beatriz E. (2017). Entre-tejidos y Redes. Recursos estratégicos de cuidado de la vida y promoción de la salud mental en contextos de sufrimiento social. Prospectiva 23, 51-72; Arias Lopez, Beatriz E. (2015) Hand-Woven Narratives of Peasant Resistance: Three questions about a Colombian experience. En G. Franger y C. Lohrenscheit (ed.) Peace Building, Gender And Social Work, Nürnberg: Paulo Freire Verlag, pp. 247–260; Julian, Rachel, Berit Bliesemann de Guevara y Robin Redhead (2019): From Expert to Experiential Knowledge: Exploring the Inclusion of Local Experiences in Understanding Violence in Conflict, Peacebuilding 7(2): 210-225.

[3] Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

[4] Nuevos Puntos de Reincorporación = comunidades de ex-combatientes de las FARC, que se han formado por iniciativa propia y en gran medida sin el apoyo del estado—como la comunidad en la que trabajamos.

[5] Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación = áreas designadas, en las cuales se suponía que los combatientes desmovilizados de las FARC se asentaran con apoyo estatal, pero de los cuales muchos ya se han disipado debido a la falta de apoyo o que están luchando con una serie de problemas económicos, sociales y de seguridad.

[6] Cita de una conversación entre el ex-comandante/líder actual de la comunidad y Beatriz Arias López, San José de León (Antioquia, Colombia), 2 de marzo de 2019.

[7] Consulte el sitio web de la colección “Conflict Textiles”, recopilada y curada por Roberta Bacic, para ejemplos de América Latina y otras regiones del mundo: https://cain.ulster.ac.uk/conflicttextiles/. Sobre el papel político de los textiles en la historia mundial, ver también: Bryan-Wilson, Julia (2017) Fray: Art and Textile Politics. Chicago and London: The University of Chicago Press (video YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=N3Vgl6sFckE); Hunter, Clare (2019) Threads of Life: A History of the World Through the Eye of a Needle, London: Hodder & Stoughton; Stitched Voices, Blog con numerosas contribuciones diferentes: https://stitchedvoices.wordpress.com.

[8] Adams, Jacqueline (2013) Art Against Dictatorship: Making and Exporting Arpilleras under Pinochet. Austin: University of Texas Press; Agosín, Marjorie (ed.) (2014) Stitching Resistance: Women, Creativity, and Fiber Arts. Turnbridge Wells: Solis Press.

[9] Arias Lopez, Beatriz E., Mateo Valderrama, Laura Coral y Elsa Parra (en progreso) La colcha panguiseña: Una manta contadora de historias para la co construcción de cartografias con mujeres negras en Colombia. Revista ACME: An International Journal for Critical Geographies. Ver también https://bit.ly/2KzGivD.

[10] Un video en alemán sobre el proyecto de Drahota “Schicksalsfäden – Stoff, den das Leben schreibt!” (Hilos del destino – tela tejida por la vida) se puede encontrar en: https://www.youtube.com/watch?v=FW382xQxzB8. Sobre los diferentes usos de la confección textil en contextos de paz y conflicto, ver también: Corbett, Sarah (2018) How to be a craftivist: the art of gentle protest. London: Unbound (video YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=PtHaM7j3Hvg); Harrisson, Eileen (2019): The significance of stitch as vehicle for visual testimony and metaphor for violence and healing, Critical Military Studies: DOI 10.1080/23337486.2018.1559580; Nickell, Karen (2015) “Troubles Textiles”: Textile Responses to the Conflict in Northern Ireland, TEXTILE, 13:3, 234-251.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s